Kenjo blog logo
CATEGORIAS
¿BUSCAS NUESTRA WEB?
Visita nuestra Web
IDIOMAS
Kenjo blog logo
Departamento de RRHH

Principales patrones de los turnos rotativos

 Los patrones en los turnos rotativos son una herramienta fundamental para organizar de forma adecuada el trabajo de los empleados y asegurarse de que todos descansan el tiempo que les corresponde.

 

Una buena gestión de los turnos es clave, tanto en empresas privadas como en el sector público, para garantizar el funcionamiento y rendimiento de la empresa y, al mismo tiempo, cuidar del capital humano de la organización.

 

A continuación, explicamos en detalle qué tipos de turnos existen y bajo qué esquemas se pueden organizar.

 

¿Qué son los turnos rotativos?

 

El trabajo por turnos viene definido en el Estatuto de los Trabajadores como “toda forma de organización del trabajo en equipo según la cual los trabajadores ocupan sucesivamente los mismos puestos de trabajo, según un cierto ritmo, continuo o discontinuo, implicando para el trabajador la necesidad de prestar sus servicios en horas diferentes en un periodo determinado de días o de semanas”.

 

En el caso de los turnos rotativos, los empleados de la empresa van alternando sus horarios y jornadas de trabajo para que la producción de la empresa siga en funcionamiento por largos periodos de tiempo o, si es necesario, que no cese en ningún momento.

 

Los turnos de trabajo rotativos son especialmente importantes en aquellos servicios o negocios como el transporte, la atención médica, las farmacias, la sanidad o las gasolineras, entre otros.

 

Tipos de turnos rotativos

 

Existen diferentes tipos de turnos de trabajo que se utilizan dependiendo de las necesidades concretas de cada empresa:

 

Turno rotativo doble

 

Es el clásico turno en el que ciertos empleados van por la mañana y otros por la tarde durante, por lo general, una semana completa y después se intercambian. Es decir, los que iban por la mañana pasan a la tarde y viceversa.

 

Como decimos, es uno de los tipos de turnos más extendidos y se utiliza sobre todo en negocios que necesitan abrir pronto y cerrar tarde, como un bar o una clínica, por ejemplo.

 

Turnos rotativos triples

 

En este caso, los turnos son de mañana, tarde y noche. Es decir, el día se divide en tres partes para poder mantener la actividad durante 24 horas. Por lo tanto, deberá haber tres equipos que roten entre esos turnos periódicamente, en un máximo dos semanas, para que los de las noches no superen el límite marcado por ley.

 

Cuando se utiliza un turno triple es muy importante prestar atención al calendario para asegurarse de que los periodos de descanso son los adecuados y que ningún trabajador pasa más de dos semanas en el turno de noche (a no ser que así lo haya requerido).

 

Rotación natural o inversa

 

Por último, la rotación natural o inversa se refiere a la forma en la que se hace la rotación de los turnos. Podemos seguir el patrón natural que sería mañana, tarde y noche (por ese orden), u optar por la opción inversa e ir desde la noche, hasta la tarde y la mañana.

 

En el caso de utilizar un patrón de turnos rotativos inversos hay que vigilar que pasen más de 12 horas entre el fin y el inicio de cada jornada de cada trabajador, lo cual es otro requisito de la normativa.

 

Patrones de turnos rotativos de trabajo

 

Los patrones en los turnos rotativos son las formas que hay de repartir las jornadas entre los empleados. En empresas con poco personal es una tarea relativamente fácil; sin embargo, cuando la plantilla es numerosa su gestión puede complicarse.

 

Una buena organización de los turnos es fundamental para que la actividad de la empresa no se vea afectada y, sobre todo, para que los empleados estén a gusto y satisfechos. Esto supone avisar con tiempo, ser flexibles y respetar los turnos de descanso.

 

A continuación, te explicamos cómo se configuran los patrones de turnos rotativos clásicos. Para ello, dividiremos el día en jornadas de ocho horas, en horarios de mañana, tarde y noche. También hablaremos de días laborables y días de descanso.  

 

Turno rotativo 6x2

 

En este esquema el empleado trabaja seis días y descansa dos. Es decir, en esos seis días hace los turnos de mañana, tarde y noche para después librar durante dos días seguidos.

 

Para entenderlo bien:

 

  • El calendario semanal de un primer trabajador sería: mañana / mañana / tarde / tarde / noche / noche / libre
  • El segundo empleado haría lo siguiente: libre / libre / mañana / mañana / tarde / tarde/ noche

 

Se puede ver en esta tabla:

 

Equipo

Día 1

Día 2

Día 3

Día 4

Día 5

Día 6

Día 7

Horas

Empleado 1

M

M

T

T

N

N

L

40

Empleado 2

L

M

M

T

T

N

N

40

Empleado 3

L

L

M

M

T

T

N

40

Empleado 4

N

L

L

M

M

T

T

38

Empleado 5

N

N

L

L

M

M

T

36

 

Y así, de forma escalonada, el primer trabajador adoptaría los horarios del segundo; el segundo los del tercero, etc. Así podremos gestionar una correcta rotación y distribución de los turnos.

 

Turno rotativo 5x2

 

En este caso, los turnos se organizan para trabajar cinco días y descansar dos. Lo más normal es que el horario laboral sea de lunes a viernes y los fines de semana los empleados tengan su tiempo libre.

 

Turno rotativo 4x3

 

En empresas en las que la jornada de trabajo es más larga, se ofrecen descansos más largos. Así, con este esquema, se trabajan cuatro días que pueden llegar hasta las 10 horas para luego librar los tres días siguientes.

 

Turno rotativo 4x2 o 4x1

 

Cuando las jornadas de trabajo se prolongan durante 12 horas, se pueden hacer turnos de cuatro días de trabajo y dos correspondientes de descanso. O si la jornada es de ocho horas, es posible establecer cuatro días de trabajo y uno de descanso.

 

 

New call-to-action

 

 

¿Cómo gestionar los turnos rotativos de forma sencilla?

 

Los turnos rotativos pueden gestionarse principalmente gracias a dos herramientas. Por un lado, a documentos Excel y por otro, a través de un programa de turnos rotativos específico que digitalice y haga automática la asignación de turnos. A continuación observamos las características de cada una de ellas:

 

Plantillas de Excel

 

Con un documento de Excel podemos hacer un cuadrante de turnos, para tener una visión general de los horarios de la plantilla y realizar las modificaciones pertinentes. En este caso, un cuadrante en Excel tendrá que incluir los siguientes elementos:

 

  • Calendario mensual
  • El tiempo de trabajo asignado a cada trabajador semanalmente
  • Un código horario. Por ejemplo, la letra ‘M’ para el turno de mañana o ‘T’ para el de la tarde.
  • Cada pestaña deberá contener el calendario correspondiente a cada mes

 

Sin embargo, y aunque se trata de una herramienta muy útil a la hora de organizar los turnos, también presenta una serie de desventajas. Por ejemplo, no es posible asignar de forma automática los turnos a cada trabajador. Tampoco se puede enviar a los empleados notificaciones en relación con su horario o recibir feedback por parte de ellos.

 

Por otro lado, la creación de reportes tendrá que hacerse de forma manual y el filtrado por oficinas, departamentos o empresas dentro de un mismo grupo será más complejo. 

 

Programa de turnos rotativos

 

Un programa de turnos rotativo digital es, por el contrario, una opción con la que se puede personalizar el cuadrante de forma ágil y sencilla. Además, permite realizar las siguientes acciones:

 

  • Asignar los turnos a cada empleado de forma automática.
  • Obtener una visión al momento del cuadrante por días, meses y semanas.
  • Envíar notificaciones a los empleados en relación con sus horario y recibir feedback por parte de ellos.
  • Delegar la asignación de los turnos a los responsables de equipo
  • Hacer un filtrado ágil por horas trabajadas, los departamentos de la empresa, roles de cada trabajador oficinas o empresas.
  • Generar informes y reportes de forma automática y descargar los datos en diferentes formatos.
free trial CTA