Kenjo blog logo
CATEGORIAS
¿BUSCAS NUESTRA WEB?
Visita nuestra Web
IDIOMAS
Kenjo blog logo
Retribución

¿Qué es y cómo tributan las retribuciones en especie?

La retribución en especie en nómina es una alternativa interesante a la hora de plantear un buen paquete salarial para los empleados.


La compensación es uno de los aspectos más importantes en el funcionamiento de un negocio. Tener un buen plan a la hora de plantear los salarios puede ayudar a las organizaciones a prosperar y competir en sus respectivos mercados ya que:

 

  • Atrae y ayuda a retener a los mejores talentos.
  • Aumenta la motivación de los empleados en el lugar de trabajo.
  • Contribuye a aumentar la lealtad y la seguridad del trabajador.
  • Aumenta la productividad y la rentabilidad.
  • Mejorar la satisfacción del empleado.

 

Conocidos también como ingresos en especie, rendimiento en especie o bienes especie, aún continúa dando algún que otro quebradero de cabeza a la hora de entender su verdadero significado e implicaciones.

 

Si realmente quieres conocer su valor y comprender qué extensión legal tienen, en este artículo vamos a definirlo todo más a fondo.

 

Definición de retribución en especie

 

La retribución en especie significa, a grandes rasgos, todo lo pagado u otorgado en bienes, productos básicos o servicios en lugar de dinero, que se realiza, se fija, se invierte o se beneficia con el propósito de mantener o mejorar el salario de los trabajadores.


Este salario en especie en nómina, como ya hemos visto, pueden compensar hasta un 30% del salario total. Es decir, al menos el 70% de la remuneración total salarial del empleado debe ser en metálico y el resto puede ser aplicado con otro tipo de beneficios.

 

 

template CTA

 

 

¿Qué normativa afecta al salario en especie?

 

De partida, el salario, como contraprestación que recibe el trabajador a cambio del trabajo realizado, se establece en el contrato de trabajo.


La legislación permite que una parte del salario sea una retribución en especie tal y como se refiere la Ley 35/2006 de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en su artículo 42.1 del que extractamos el siguiente texto:

 

"Costituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda. Cuando el pagador de las rentas entregue al contribuyente importes en metálico para que éste adquiera los bienes, derechos o servicios, la renta tendrá la consideración de dineraria."

 

¿Cuál es la diferencia entre retribución en especie y la retribución monetaria?

 

Como vimos en nuestro artículo ¿Qué tipos de retribución salarial existen? podemos encontrarnos con diferentes modalidades:

 

  • Retribución fija: que es aquella que se corresponde con la cuantía mínima que la empresa ofrece al trabajador y que se pacta por contrato.
  • Retribución variable: que corresponde a la cantidad que el empleado cobra dependiendo de su desempeño y del logro de unos objetivos previamente acordados.

 

La tercera retribución valida y reconocida en España es la retribución flexible o en especie. Y la principal diferencia es que esta no se paga con dinero, sino con productos o servicios que la organización ofrece al trabajador.

 

¿Cuál es la diferencia entre retribución en especie y la retribución flexible?

 

Pero ¡cuidado! Al hablar de modalidad de retribución no monetaria no debemos pensar que la retribución en especie y la retribución flexible son lo mismo. La gran diferencia es que con la retribución flexible la empresa ofrece al trabajador un paquete beneficios que puede configurar, decidiendo qué parte de su salario quiere seguir recibiendo como salario monetario (dinero) y qué parte desea percibir en especie (productos o servicios).

 

Principales ejemplos de retribución en especie

 

No todos los servicios o beneficios que ofrece la empresa pueden considerarse bienes en especie. Lo son aquellos que pueden ser cuantificables en términos económicos. Los más habituales son:

 

  • Vivienda: que es cuando se pone a disposición del trabajador una vivienda o alojamiento a título gratuito, sin pago de alquiler, o a precio inferior al de mercado.
  • Manutención: cuando se ofrece al trabajador, por ejemplo, cheques restaurante o la posibilidad de disfrutar de servicio de comedor en las instalaciones de la empresa con la intención de cubrir total el coste económico de las comidas.
  • Suplementos por transporte: es decir, cuando se cubre el coste de los traslados con el pago de una cantidad determinada.
  • Pago de primas de seguro en beneficio del empleado: siempre y cuando la cuantía anual por persona no exceda de los 500€.
  • Vehículo: cuando se pone a disposición del trabajador un vehículo. Y aquí hacemos un inciso, ya que en caso de que el vehículo se utilice indistintamente para el desarrollo de la actividad profesional y para uso particular y privado del trabajador, esto requerirá un análisis antes de calificarlo como salario en especie.

 

En esta línea, podrían considerarse como servicios o beneficios el disfrute de plaza de garaje en la empresa, siempre y cuando su uso no se limita al tiempo de trabajo.


También se considera bienes en especie la retribución mediante tarjetas de gasolina cuando esta se abona para el uso permanente, constante, indistintamente del vehículo que se utilice.

 

 

pillar page CTA

 

 

¿La retribución en especie cotiza a la seguridad social?

 

Algo importante a tener en cuenta es que los rendimientos en especie conllevan unas reglas de valoración a los efectos de la inclusión de las mismas en la base de cotización a la Seguridad Social.


Por su parte, la empresa tendrá que practicar las retenciones oportunas del IRPF, y el trabajador tendrá que declarar este salario en la declaración de la renta.


En cualquier caso, y como aspecto importante a remarcar, es que el porcentaje del salario en especie considerado como rendimiento del trabajo no podrá minorar la cantidad monetaria a cobrar el equivalente que marca el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

 

Retribuciones en especie exentas de tributación

 

Aun así, y con todo lo que hemos visto, hay una serie de rendimientos en que a pesar de que siguen siendo eso, un pago en retribuciones, están exentos de tributar por ellos en la declaración de la renta. Como es el caso de:

 

Entrega de acciones o participaciones de la empresa

 

La entrega de acciones o participaciones de la propia empresa o de otra del mismo grupo con la finalidad de fomentar la participación de los trabajadores en el capital de la empresa. Esta exención está limitada a un valor de 12.000 € al año.

 

Entrega de productos en cantinas, economatos o similares

 

Siempre y cuando el servicio se haya prestado en días hábiles para el trabajador. En el caso de vales comida o tiques restaurante el importe máximo exento es de 11 € al día.

 

Enseñanzas en centros educativos a los hijos de los empleados

 

Los servicios de enseñanza de educación preescolar, infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional realizada por centros educativos autorizados a los hijos de los empleados, con carácter gratuito o por precio inferior al normal del mercado.

 

Pago del servicio público de transporte

 

Implica que el transporte sea efectuado mediante vehículos dedicados al transporte colectivo con la finalidad de favorecer el desplazamiento de los empleados entre el lugar de residencia y el centro de trabajo y como tiene el carácter de servicio social no se considera retribución en especie. Para ello se marca un límite anual de 1.500 €.

 

Primas de seguro de accidente laboral o de responsabilidad civil del trabajador

 

Como vimos, las pólizas de seguros que contrate la empresa en favor de sus empleados también entran dentro del concepto de retribución en especie. Si la empresa abona parcialmente la prima, sólo en esa parte es renta en especie exenta.

En definitiva, estos complementos aunque no conlleven una repercusión económica, permiten disfrutar al empleado de grandes beneficios y a la vez no tienen la obligación de tributar por ellos.

New call-to-action