Kenjo blog logo
CATEGORIAS
¿BUSCAS NUESTRA WEB?
Visita nuestra Web
IDIOMAS
Kenjo blog logo
Formación

Soft Skills: qué son y por qué son importantes

La automatización y digitalización de las tareas han hecho que las soft skills, las habilidades interpersonales de cada trabajadores, cobren importancia. Y es que la empatía, la creatividad, el liderazgo… nunca podrán ser imitados por ningún tipo de máquina.

Además, los rasgos propios de la personalidad de un profesional son tan importantes como sus conocimientos y experiencia. Cualquier empresa desea que sus trabajadores hagan bien su trabajo pero también que aporten buenas energías y contribuyan al buen ambiente.

A continuación entramos más en detalle sobre las soft skills, su importancia, las más demandadas actualmente y qué hay que hacer para mejorarlas.

 

¿Qué son las soft skills?

 

Las soft skills, o habilidades blandas en castellano, son aquellas habilidades interpersonales que posee un trabajador. Estas están relacionadas con sus capacidades emocionales y sociales para adaptarse a la cultura de la empresa y al equipo. Se podría decir, por tanto, que son innatas o que se van formando a lo largo de la vida de una persona.

Como ejemplos de soft skills podemos mencionar la inteligencia emocional, la empatía, el liderazgo, la gestión del tiempo… entre otras muchas.

 

Importancia de las soft skills

 

Las habilidades sociales y emocionales se vuelven más importantes a medida que las máquinas inteligentes se hacen cargo de las tareas más físicas, repetitivas y básicas. Así, según un estudio del Pew Research Center, las habilidades laborales más valiosas en el futuro más cercano serán aquellas que los programas informáticos no puedan replicar. Es decir, las soft skills.

Un informe de McKinsey va más allá e, incluso, analiza el porcentaje de horas dedicadas a diferentes tareas en 2030 con respecto a 2016. Como se ve en el gráfico, las que cobran más peso son las cognitivas, emocionales y tecnológicas.

 

 

las soft skills más valoradas

 

 

Por lo tanto, uno de los motivos principales por lo que las soft skills son importantes es que diferenciarán a los trabajadores de las máquinas.

Además de esto, desde el punto de vista empresarial hay otros motivos por los que las soft skills son fundamentales:

 

  • Permiten identificar a los empleados que no solo harán bien su trabajo sino que además aportarán un extra de motivación y contribuirán al buen ambiente del equipo.
  • La empresa tendrá la posibilidad de contratar a un profesional por su potencial y no solo por sus conocimientos. Esto es especialmente útil en los perfiles junior.
  • La organización también podrá valorar si el candidato se ajusta a la filosofía de la empresa y si encaja con su cultura.
  • El equipo de Recursos Humanos tomará la decisión de contratación de un nuevo miembro con una información completa sobre el candidato.

 

 

learning and development CTA

 

 

Diferencia entre las soft skills y las hard skills

 

Las habilidades blandas son diferentes a las habilidades duras ya que estas últimas hacen referencia a los conocimientos teóricos y prácticos, que se adquieren a través de formación, con los que cuenta un profesional. Además de esto, las hard skills son cuantificables y más fácil de aprender que las soft skills.

En el caso de un carpintero, por ejemplo, un hard skills es utilizar una sierra eléctrica o saber hacer armarios de manera. Y una soft skills sería la habilidad de comunicarse de forma efectiva con sus compañeros de trabajo o con los clientes a los que tiene que atender.

Para tener éxito en el ámbito laboral son importantes los dos tipos de habilidades, por lo que hay que alimentarlas y trabajarlas por igual.

 

Ejemplos de las soft skills más demandadas

 

Aunque a lo largo del artículo hemos mencionado ya algunas de las consideradas soft skills, queremos ahora hacer un listado con las más valoradas por las empresas:

 

Comunicación

 

Las habilidades comunicativas son importantes en casi todos los trabajos. En el día a día es necesario interactuar con compañeros, clientes, proveedores, etc. a través de diferentes canales: en persona, por teléfono o por escrito. Hablar o expresarse de forma clara y precisa a la par que amable resulta fundamental en el entorno laboral.

Unido a esto está la capacidad de saber escuchar. Las empresas quieren trabajadores que no solo puedan comunicar sus propias ideas, sino que también sepan escuchar con empatía y atención a los demás.

 

Pensamiento crítico

 

No importa cuál sea la función que un profesional va a desempeñar, las empresas necesitan a trabajadores que sean capaces de analizar situaciones y tomar decisiones. Comprender los problemas, pensar críticamente e idear soluciones es fundamental. Para lograr todo esto también es necesaria cierta dosis de creatividad, flexibilidad y curiosidad.

 

Actitud positiva

 

Encontrar a personas que aporten una actitud positiva y un buen ambiente siempre es un extra a valorar. Recursos Humanos debe buscar a profesionales que sean amables con los demás, que estén ansiosos por trabajar y que, en general, su compañía resulte agradable. Mantener una actitud positiva es especialmente importante en entornos de trabajo donde hay mucha presión o estrés.

 

Trabajo en equipo

 

Otra de las soft skills más demandada es la capacidad de trabajar en equipo. Los empleados deben de ser capaces de coordinarse y colaborar con sus compañeros de forma efectiva. Y, por supuesto, saber ponerse de acuerdo con ellos cuando opinen diferente.

Algunas de las habilidades relacionadas con el trabajo en equipo es la de negociar, reconocer y apreciar la diversidad así como aceptar y aplicar los comentarios de los demás.

 

 

empleada mejorando sus soft skills

 

 

5 pasos para mejorar las soft skills

 

Aunque las hard skills son mucho más fáciles de aprender, las soft skills se pueden moldear, transformar y mejorar (de ahí que se llamen blandas). Aquí tenemos algunas ideas para hacerlo:

 

1. Promueve una actitud positiva hacia el cambio

 

Cualquier proceso de desarrollo debe estar unido a la voluntad de cambiar o mejorar. Si esto no existe entre los empleados de la empresas, los resultados negativos y la fricción son casi inevitables.

 

2. Educa

 

Los empleados deben saber qué son las habilidades blandas y entender el valor directo de su desarrollo. Además de hacer charlas internas o reuniones individuales para explicar este aspecto, también se puede animar a los trabajadores a leer libros sobre desarrollo personal.

 

3. Evalúa las soft skills de la plantilla

 

La evaluación de las soft skills de los trabajadores tiene como objetivo identificar las habilidades actuales, áreas de fortaleza y aspectos a mejorar. Además de esto, la evaluación también permite al empleado tomar conciencia de sí mismo y de sus capacidades como profesional.

En este punto, la tecnología es fundamental. La mejor forma y las más objetiva de evaluar las competencias y las habilidades (blandas y duras) de un profesional es a través de un software de Recursos Humanos. Estos programas permiten diseñar formularios, llevar control de los objetivos del usuario y recopilar el feedback de sus compañeros. Con toda esta información es posible hacer una idea fiel de las capacidades del evaluado.

 

 

formacion y desarrollo empleados

 

 

4. Establece objetivos

 

En cualquier plan de formación hay que mirar hacia el futuro, por eso el empleado y la empresa deben elegir entre tres y cinco objetivos sobre los que trabajar. Las metas, además, han de ser SMART para que los trabajadores sepan dónde poner sus esfuerzos y mantener su proceso de desarrollo en la dirección correcta.

 

5. Potencia la práctica de habilidad blandas

 

Las soft skills deben ponerse en práctica durante largos períodos de tiempo para ver resultados. Pasado una temporada suficiente, habrá que revisar los objetivos y medir los resultados obtenidos hasta la fecha.

New call-to-action