Kenjo blog logo
CATEGORIAS
¿BUSCAS NUESTRA WEB?
Visita nuestra Web
IDIOMAS
Kenjo blog logo
Evaluación de desempeño

Mejores ejemplos de autoevaluación del desempeño

Dentro del proceso de evaluación de desempeño es habitual solicitar al evaluado que realice lo que se conoce como una autoevaluación. Es decir, un análisis y una reflexión por escrito sobre su trabajo y su aportación a la empresa durante un período determinado de tiempo.

Para que una autoevaluación sea útil ha de ser precisa, completa y honesta por lo que, puede ser, que las primeras veces sea necesario consultar ejemplos de autoevaluación laboral o recurrir a plantillas prediseñadas. El equipo de RR. HH. también puede proporcionar un guión o cuestionario sobre cómo hacer una autoevaluación que sirva de referencia a los empleados.

A continuación revisamos unos ejemplos de autoevaluación de rendimiento para resolver dudas:


Ejemplo de cuestionario de autoevaluación laboral

 

Harvey Mudd College propone un cuestionario para que el usuario pueda elegir qué preguntas quiere responder y así configurar su propia autoevaluación. Las preguntas, además, están dividas por categorías para facilitar la comprensión.

 

Descripción del puesto

 

  • ¿Cuáles dirías que son tus principales responsabilidades?
  • ¿Ha cambiado alguna de estas responsabilidades a lo largo del tiempo?
  • Si realizas tareas adicionales, ¿cuáles son?
  • ¿Qué cosas de tu trabajo te gustaría cambiar y, de ser así, cómo lo harías?
  • ¿Qué podría hacer tu jefe directo para ayudarte a tener éxito en tu trabajo?
  • ¿Tienes alguna sugerencia para mejorar tu departamento?

Rendimiento y logros

 

  • ¿Qué acciones has llevado a cabo para cumplir con tus responsabilidades?
  • ¿Crees que has tenido algún éxito durante este tiempo?
  • ¿Crees que podrías haber hecho algo mejor?
  • En el último período, ¿qué aportaciones crees que has hecho a tu departamento?
  • ¿Cuáles son tus principales fortalezas?
  • ¿En qué áreas crees que necesitas mejorar?

Objetivos

 

  • ¿Qué objetivos has alcanzado en el último período?
  • ¿Cuáles no has logrado y por qué?
  • ¿Qué objetivos propones para el siguiente período?
  • ¿Crees que necesitarás ayuda o recursos para alcanzar los objetivos?

 

Desarrollo profesional

 

  • ¿En qué formaciones has participado?
  • ¿En qué áreas te gustaría formarte?
  • ¿Precisas recursos o formación adicional para realizar tu trabajo?
  • ¿Qué puede hacer tu responsable directo para alcanzar el desarrollo profesional que deseas?

New call-to-action

 

 

Ejemplo de respuestas de autoevaluación

 

Tan importante como contar con un guion es preparar bien las respuestas de la autoevaluación ya que formarán parte de la evaluación final que realizará la empresa. Algunas ideas de respuesta:

 

1. Colaboración y trabajo en equipo

 

Opción positiva: “Mis habilidades y capacidad de trabajo en equipo han destacado durante el último período desde mi punto de vista. He participado activamente en mi departamento y trabajado con confianza para expresar mis ideas y opiniones”.

Opción negativa: “Soy consciente de que puedo llegar a controlar demasiado en un proyecto, sin dejar que otros miembros del equipo contribuyan o desarrollen sus ideas lo suficiente. Debo aprender a darle más espacio a los demás y no tomar siempre la iniciativa”.

 

2. Motivación

 

Opción positiva: “Desde que he llegado a la empresa no he dejado de demostrar mi motivación y compromiso. Cumplo con los plazos y los objetivos marcados de manera oportuna”.

Opción negativa: “Siento que a veces me concentro demasiado en una tarea por mi tendencia al perfeccionismo. Debo aprender a dedicar los recursos de manera más eficiente”.

 

3. Liderazgo

 

Opción positiva: “Considero que lidero dando buen ejemplo a mi equipo. Son mis acciones lo que me definen en el trabajo. Por eso, dedico tiempo a pensar cómo resolver los desafíos y problemas que se pueden presentar”.

Opción negativa: “Quizás debería dedicar más esfuerzo a promover la cultura y valores de la empresa dentro de mi equipo. Aunque celebro periódicamente reuniones con este objetivo, debería centrarme en potenciar el espíritu de equipo y la colaboración”.

 

4. Resolución de problemas

 

Opción positiva: “Durante mi tiempo en la empresa he demostrado en diferentes ocasiones mi capacidad para resolver problemas. Logro resolver situaciones complejas de manera efectiva, teniendo en cuenta al resto del equipo”.

Opción negativa: “En ocasiones, puedo llegar a sentirme abrumado cuando me veo obligado a tomar una decisión importante lo que me lleva a buscar el consejo de otros. Tengo que trabajar en mi capacidad para resolver problemas complejos”.

 

5. Capacidad de decisión

 

Opción positiva: “Cuando debo tomar una decisión difícil, evalúo racionalmente los aspectos positivos y negativos, así como los posibles resultados. Investigo y busco el consejo de personas expertas para tomar una decisión fundamentada”.

Opción negativa: “Tiendo a tener en cuenta mis experiencias pasadas en lugar de buscar nuevas soluciones a la hora de tomar decisiones. Debería dedicar más tiempo a la reflexión y evitar repetir errores”.

 

6. Trabajo bajo presión

 

Opción positiva: “Soy capaz de gestionar mi tiempo correctamente para cumplir los plazos por ajustados que sean éstos. Tengo la habilidad de priorizar las tareas más importantes y si no soy capaz de hacer algo delego en otros con experiencia”.

Opción negativa: “La gestión del tiempo es uno de mis puntos débiles. Suelo dejar para el último momento las tareas que menos me motivan o que me resultan más difíciles. Si siento estrés, mi atención al detalle empeora”.

 

7. Comunicación

 

Opción positiva: “Aprecio las conversaciones y el debate positivo entre compañeros. Escucho activamente a mi equipo y promuevo la toma de decisiones compartidas. En la comunicación con clientes, trato de construir una relación positiva”.

Opción negativa: “Necesito trabajar mi capacidad de manejar las emociones y no dejar que éstas afecten a mis relaciones profesionales. A veces me cuesta comunicarme”.

 

8. Adaptabilidad

 

Opción positiva: “Me adapto a los cambios e intento poner de mi parte para facilitar la transición. Agradezco los consejos y si algo sale mal, me mantengo tranquilo y positivo”.

Opción negativa: “Debo de trabajar para apoyar el cambio y evitar la microgestión. Me cuesta asumir nuevas tareas o aquellas que considero que no están dentro de mis responsabilidades”.

 

9. Negociación y resolución de problemas

 

Opción positiva: “Durante los últimos meses, negocié de manera exitosa [completar con la información concreta] lo que supuse para la empresa [añadir datos de los beneficios]. Mi carácter analítico me permite analizar bien las situaciones y dirigir las conversaciones para lograr resultados”.

Opción negativa: “Aunque creo haber progresado en mis capacidades de negociación, soy consciente de que tengo margen de mejora. Abordo las reuniones correctamente y trato de escuchar de manera activa”.

 

9. Inteligencia emocional

 

Opción positiva: “Soy consciente de mis fortalezas y debilidades lo que me permite manejar mis emociones más fácilmente. Trato de entender y escuchar a todo el mundo”.

Opción negativa: “A menudo me siento frustrado y me cuesta comunicarme cuando detecto ciertos comportamientos en otros miembros del equipo. Me distraigo y no tengo en cuenta las opiniones de los demás”.

 

 

New call-to-action

 

 

Consejos para escribir una buena autoevaluación


Además de tomar como referencia estos ejemplos de autoevaluación laboral, es de utilidad tomar como referencia ciertos consejos generales para la redacción del documento.

 

1. Utiliza los números a tu favor

 

Si es posible, añade datos que pongan en valor tu trabajo. La mejor manera es que los números hablen por sí mismos. Además, una evaluación ha de contar con métricas y KPIs.

Por ejemplo:

Mal hecho: “Tuve un gran éxito en 2020”.
Bien hecho: “Superé los objetivos de ventas en un 135% en 2020”.

 

2. Menciona los resultados

 

No hay que dar nada por sentado ni pensar que los resultados hablan por sí mismos. Menciona y explica cada uno de tus logros durante el periodo analizado, no debes esperar que tu jefe recuerde todos y cada uno de ellos.

Por ejemplo: “Campaña de marketing, ejecutada en el tercer trimestre, obtuvo el doble de visibilidad que en el trimestre anterior”.

 

3. Ten en cuenta los objetivos de la empresa

 

Una buena forma de destacar en la autoevaluación es tener en cuenta los objetivos globales de la empresa y explicar cómo el trabajo propio contribuye al logro de los mismos. Busca las cifras concretas y trata de justificarlo.

Por ejemplo: “Incremento de las ventas personales un 10% como parte de la estrategia general de ventas del departamento”.

 

4. Lleva control de los logros en tiempo real

 

Es muy útil ir tomando notas a lo largo del año para estar preparados para la autoevaluación. En lugar de obligarse a recordar en el último momento, trata de ir llevando un control periódico o, incluso, en tiempo real.

Si creemos que este sistema no va a funcionar, también podemos repasar la agenda para volver sobre lo que pasó en cada momento. Este ejercicio ayuda a refrescar la memoria.

 

5. Tómate tu tiempo

 

Una autoevaluación bien escrita debe llevar cierto tiempo. No es algo que se haga en 20 minutos ni en un día. Dedícale el tiempo y el trabajo que necesita para asegurarte de que el resultado está a la altura.

Intenta reservar huecos en el calendario durante varios días antes de la entrega final para trabajar en el texto.

New call-to-action