Kenjo blog logo
CATEGORIAS
¿BUSCAS NUESTRA WEB?
Visita nuestra Web
IDIOMAS
Kenjo blog logo
Formación

La importancia de la formación de los empleados

¿Aún no tienes claro los beneficios de la formación de empleados? ¿Tienes dudas sobre si realmente merece el esfuerzo? ¿No sabes cuál es su impacto dentro de la empresa? A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la formación de personal: qué es, por qué es importante, qué ventajas ofrece, método de formación…

 

¿Qué es la formación de personal?

 

La formación del personal se puede definir como el proceso que persigue la mejora y la adquisición de aptitudes necesarias para el crecimiento de los profesionales que forman una organización.

Adicionalmente, tal y como recoge este estudio, existen expertos importantes que han tratado de acotar la formación del personal. Para Chiavenato es la “transmisión de conocimientos específicos relativos al trabajo, a las actitudes frente aspectos de la organización de la tarea y del ambiente y desarrollo de habilidades”.

Steinmetz y Campbell, por su parte, definen la formación como “un proceso educativo para la formación del recurso humano dirigido a la adquisición de habilidades para una tarea específica”.

Por lo tanto, como vemos, la formación del personal es un recurso muy valioso para las empresas ya que, si se utiliza correctamente, tanto empresa como trabajadores salen altamente beneficiados.

 

 

learning and development CTA

 

 

¿Por qué es importante la formación del personal de una empresa?

 

El talento de los profesionales que forman la empresa es un activo muy importante pero lo cierto es, con el mundo tan cambiante en el que vivimos, que se puede quedar desfasado muy fácilmente. Por eso las empresas deben contar con planes de formación laboral para que sus profesionales estén al día de las últimas novedades del sector. El objetivo es actualizar sus competencias y habilidades.

Aunque hasta hace unos años la formación no era tan popular (ni tan necesaria) como ahora, algunas empresas apostaban por ella pero con un enfoque diferente. En general, celebraban cursos centrados en una determinada temática y para todos los trabajadores de la empresa por igual.

Sin embargo, hoy en día, la clave está en la personalización y especialización. Es decir, dependiendo del trabajo que desempeñe el individuo y sus necesidades específicas, recibe una formación u otra. En algunos sectores, como el digital, es totalmente necesario estar en continua formación para no quedarse fuera del mercado laboral. En relación con esto último, los términos de reskilling y upskilling toman cada vez más importancia dentro del ámbito de los Recursos Huamnos.


Y, por último, el nivel de formación de los empleados de una empresa contribuye a los resultados de la misma y a su diferenciación con respecto a la competencia. Cuanto más preparados estén los trabajadores, mejor será su nivel de productividad y la calidad del producto o servicio obtenido.

 

Principales ventajas de ofrecer formación a los trabajadores

 

La formación de los trabajadores de forma periódica y continua se traduce en grandes beneficios a medio y largo plazo. Estos son algunos de los más relevantes:

 

Facilita la selección interna de personal

 

La formación a trabajadores puede servir para fomentar la selección interna de personal. Si somos capaces de crear planes a medio plazo, en los que se contemplen formaciones enfocadas al crecimiento y evolución del equipo, podremos promocionar a los profesionales que actualmente forman parte de la empresa.

Lo más habitual es recurrir a profesionales externos, pero los procesos de selección internos son menos costosos, más cortos y además generan un buen ambiente laboral ya que la plantilla actual se siente valorada.

 

Ayuda a retener talento y mejorar el bienestar de los empleados

 

Los planes de formación tienen un efecto positivo sobre los trabajadores. Estos sienten que la empresa se involucra en su crecimiento profesional y les da las herramientas necesarias para ellos. Esto aumenta su motivación y, por supuesto, su compromiso lo que hará que desee continuar en la plantilla durante más tiempo.

 

Mejora la productividad de la plantilla

 

La formación tiene como objetivo reforzar las áreas en las que un empleado es más débil. Esto hace que, con el tiempo, sea capaz de ejecutar sus tareas con más facilidad y velocidad. De este modo, se produce un aumento general de la productividad.

 

Ofrece beneficios fiscales

 

No hay que olvidar tampoco que la formación a empleados tiene bonificaciones fiscales, por lo que la empresa puede adquirir cursos prácticamente a coste cero o abaratar sus impuestos. Esto se conoce como formación bonificada.

 

Métodos de formación de empleados

 

Si ya tienes claro que quieres apostar por la formación y el desarrollo de los empleados, ahora tienes que decidir cómo quieres hacerlo.

 

Formación interna en la empresa

 

La formación interna es aquella que tiene lugar en el mismo puesto de trabajo. Esta puede estar relacionada con el trabajo que el profesional desempeña en la actualidad, con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos o habilidades. Normalmente se utilizan materiales didácticos y se ponen en práctica.

También existe la posibilidad de rotar de puesto en la empresa para que el empleado pueda acceder a distintas áreas y entender cómo se trabaja. Esto es especialmente interesante para fomentar el trabajo en equipo y la cooperación.

 

Formación externa en la empresa

 

Por último, existe la opción de formar a los trabajadores fuera de la empresa. Estos cursos se pueden celebrar online o en centros de formación y, además, suelen estar impartidos por terceros. En este caso, la empresa contrata a otros profesionales para que sus trabajadores puedan adquirir nuevos conocimientos con los que no se cuentan actualmente entre la plantilla.

Si apuestas por este modelo, no dejes de consultar las opciones que ofrecen las mejores plataformas de formación online. En ella encontrarás multitud de cursos sobre temáticas muy diversas.

 

 

empleados recibiendo formación

 

 

Tipos de formación para empleados

 

Dentro de la formación para trabajadores, existen diferentes tipos. A continuación mencionamos algunos de los más interesantes, a modo de inspiración.

 

Formación dirigida por un experto

 

Podemos decir que este es el tipo de formación tradicional: un profesor en un aula que presenta un material a sus alumnos que en este caso son los empleados de la empresa. Es un método muy eficaz, especialmente para temas complejos, pero es más costoso.

 

eLearning

 

La formación online o eLearning tiene lugar a través de Internet y vídeos online. Los empleados tienen la flexibilidad de elegir cuándo y dónde quieren completar el curso. Este modelo se ha popularizado en los últimos tiempos ya que se adapta fácilmente a las necesidades de las empresas y, además, es más barato.

 

Simuladores

 

Los simuladores ofrecen a los empleados la oportunidad de aprender a través de dispositivos de realidad virtual. En campos en los que existe un riesgo alto, este modelo resulta muy útil y eficaz. Es muy común, por ejemplo, entre los pilotos de avión.

 

Coaching y mentoring

 

El coaching y el mentoring se basan en la relación entre un empleado y un profesional con más experiencia que transmite al otro todos sus conocimientos. Este sistema permite al aprendiz realizar todas las preguntas, recibir consejos y aprender a través de otro. Además, se puede realizar de forma presencial u online.

 

Grupos de trabajo

 

En este modelo, se agrupa a diferentes profesionales que tienen necesidades similares para que aprendan juntos. A través de debates y actividades dirigidas, normalmente, por un supervisor consiguen adquirir los conocimientos o habilidades necesarios.

 

Lecturas

 

Finalmente, algunos temas se pueden aprender a través de lecturas. Estudios, informes o manuales pueden aportar información suficiente y resolver dudas o problemas reales. Los empleados pueden leerlos a su propio ritmo y cuando quieran.

 

 

formacion y desarrollo empleados

 

 

4 consejos para mejorar la formación de tus empleados

 

Para conseguir que tu plan de formación para el personal de la empresa tenga los efectos deseados, no dejes de prestar atención a estos consejos.

 

Detecta las necesidades formativas de los empleados

 

La mejor formación es aquella que se adapta a las necesidades de los empleados, es decir, refuerza sus puntos débiles o les ayuda a dar un paso más dentro de la empresa.

Por ejemplo, si la empresa se va a expandir al extranjero puede ser de utilidad que los trabajadores estudien inglés (aquellos que no tengan los conocimientos suficientes) para comunicarse con sus nuevos compañeros.

Dedica tiempo y recursos a detectar las necesidades formativas de los empleados para obtener la información necesaria.

 

Analiza el punto de partida de los empleados

 

¿Sabes qué formaciones ha cursado el trabajador con anterioridad? ¿En qué áreas se ha especializado? Estas son preguntas que el departamento de Recursos Humanos debe recopilar sobre los empleados para adaptar los planes de formación a su nivel.

Esta tarea se puede realizar de forma muy sencilla con un software especializado en el que crear una ficha de cada profesional que forma la empresa y datos básicos.

 

Elige el lugar adecuado

 

En el caso de impartir una formación interna, hay que prestar atención al espacio en el que se celebra la formación. El aula debe de contar con las dimensiones suficientes así como los servicios y equipamiento tecnológico necesario (ordenador, pantalla, altavoces, conexión a Internet, etc.).

 

Utiliza métodos de formación atractivos

 

Para que la formación tenga el efecto deseado, lo mejor es buscar métodos atractivos e interesantes para los empleados. La gamificación, por ejemplo, se ha puesto de moda. El alumno adquiere un rol activo y el proceso de aprendizaje resulta mucho más llevadero. Ten esto muy en cuenta a la hora de elaborar un plan de formación en tu empresa.

New call-to-action