Kenjo blog logo
CATEGORIAS
¿BUSCAS NUESTRA WEB?
Visita nuestra Web
IDIOMAS
Kenjo blog logo
Teletrabajo

¿Cómo gestionar el teletrabajo de tus empleados según su personalidad?

La próxima ronda de ascensos va a presentar una inesperada oportunidad para los introvertidos: a diferencia de cuando se trabaja en la oficina, los tímidos cuentan con algunas ventajas al teletrabajar. Explicamos cómo gestionar el teletrabajo; quién se beneficiará más y quién necesitará un poco más de apoyo.

 

Trabajar en silencio en su propia casa, sin sentirse el centro de atención de nadie, es algo cómodo para las personas introvertidas. Sin embargo, es bastante difícil de asimilar para los que trabajan de manera diferente. Los más “ruidosos” suelen tener siempre algo que decir y les gusta ser el centro de atención. No solo eso, si no que suelen ser los que desempeñan un papel principal y dejan una impresión más duradera. Por esto, en muchas ocasiones, los jefes asumen que los empleados extrovertidos son más trabajadores y dispuestos, tienen todo bajo control y son los que hacen avanzar a la empresa. Y, no en pocas ocasiones, este sistema funciona perfectamente.

Sin embargo, debido a esto, los empleados más introvertidos – y, a menudo, más técnicamente capacitados- tienden a quedarse un paso por detrás: las reuniones, los eventos en equipo, las oficinas abiertas… son obstáculos para ellos. Las personas con un perfil más tímido, en resumen, pueden sufrir para adaptarse a las dinámicas habituales de organización o bien brillar como una estrella, dependiendo de las condiciones que les ofrezca su entorno de trabajo.

En su bestseller internacional "Silencio: el poder de los introvertidos en un mundo que no puede dejar de hablar", la exabogada Susan Cain explica que vivimos en una "sociedad que tiene un sesgo cultural hacia los extrovertidos a expensas de los introvertidos y la perspectiva económica general". Para sobrevivir en la cultura corporativa, los introvertidos han tenido que "adoptar comportamientos extrovertidos dejándolos con menos resistencia física y mental para hacer su trabajo".

 

"Cuando los introvertidos actúan como extrovertidos, es muy estresante. No es su comportamiento natural ". - Susan Cain

 

 

 

 

Eso no suena demasiado justo (ni inteligente) considerando que los introvertidos suponen entre el 30% y el 50% de la fuerza laboral, según Cain. Con la escasez global de talento con la que lidia hoy en día un reclutador, la realidad es que ni organizaciones ni managers pueden permitirse perder tal fuente de talento, energía y felicidad.

La transición al teletrabajo forzada por la pandemia del COVID-19 ha provocado, irónicamente, que los empleados se encuentren en roles invertidos. Ahora los introvertidos parecen adaptarse a trabajar desde casa mucho mejor que los extrovertidos. Y no es raro ya que, en cierto modo, es su hábitat natural. Sin embargo, esto supone una carga significativa para los extrovertidos que pueden ver afectado su estado de ánimo, su productividad y su desempeño profesional como resultado de no poder socializar.

No mires hacia otro lado mientras algunos de tus empleados se sienten frustrados. Echa un ojo a nuestros consejos de liderazgo para ayudar a administrar el teletrabajo y las dificultades de algunos empleados con ello.

 

New call-to-action

 

 

Cómo gestionar el teletrabajo

 

Ya seas tímido y reservado o sociable y seguro de tí mismo, una descripción genérica de tu personalidad probablemente no te hará justicia. Sin embargo, uno puede descubrir el aspecto más esencial de su forma de ser con una pregunta muy concreta: ¿cómo recargas las pilas: solo o en compañía de otros?

Cada compañero que se pasa por tu sitio, cada llamada telefónica, cada correo electrónico e incluso cada pequeña charla… todo esto son cosas que en el fondo roban a un introvertido la energía que necesita para hacer su trabajo. Después de trabajar todo el día en una oficina abierta, pueden llegar a sentirse hechos polvo, con ganas únicamente de llegar a casa y tirarse en el sofá.

La interacción social tiende a extraer una cantidad considerable de energía de las personas introvertidas, a diferencia de las extrovertidas, que se sienten motivadas y animadas al interactuar con los demás.

Recuerda, como experto en Recursos Humanos de tu organización, conoces bastante bien a tu gente y es tu responsabilidad administrar el teletrabajo, entre otras cosas, en consecuencia. Utiliza sus fortalezas y debilidades a tu favor.

 

Tratando con introvertidos

 

  • Respeta el hecho de que los empleados introvertidos trabajan mejor cuando están callados y concentrados. Los jefes deben ser pacientes y usar chats o correos electrónicos para comunicarse, por ejemplo. De esta manera, no les distraerás y les darás el espacio que tanto necesitan.
  • Permite a los empleados más tímidos la oportunidad de expresar su opinión en reuniones y llamadas, dándoles el tiempo que necesiten.
  • Las personas introvertidas tienden a no tratar temas personales y no les gusta la típica charla de ascensor. Puede incluso que los almuerzos con todos los compañeros también sean demasiado para ellos. Acepta que las personas introvertidas tienen diferentes necesidades de socialización y evita a toda costa asumir que son distantes o arrogantes.
  • Involucra y motiva a tus empleados introvertidos de manera explícita, especialmente si les está yendo bien en el trabajo. Les resulta bastante difícil darse sus propias palmadas en la espalda.
  • En esta línea, asegúrate de crear una cultura de empresa de confianza donde todos se sientan cómodos.
  • Muchos introvertidos brillan en modelos de trabajo flexible y se convierten en empleados en remoto muy fáciles de gestionar.
  • Implanta horas silenciosas, ya sea en casa o en la oficina, para aprovechar todo el potencial de tus empleados. Permite una o dos horas de trabajo concentrado sin interrupciones de correos electrónicos o chateo, para que puedan concentrarse y entregar resultados.
  • Una vez que tus empleados vuelvan a la oficina permite diferentes modelos de trabajo flexible y, cuando puedas, dale a los introvertidos el espacio que tanto necesitan.

 

Por qué el teletrabajo puede ser perfecto para los introvertidos

 

Piensa en la última fiesta de la empresa en la que todo el mundo se lo estaba pasando en grande, antes de que tu compañero -ese siempre tan alegre y extrovertido- te preguntara por millonésima vez: "¿Por qué siempre estás tan callado?". Antes de desesperarte, sigilosamente empiezas a controlar la puerta esperando la oportunidad de escaquearte. Llegas a casa agotado y te tiras un buen rato reflexionando sobre la sociedad tan ruidosa en la que vivimos y cómo no encajas en ella. Parece claro que lo que más cuenta en la vida laboral es una buena autoestima, la sociabilidad y la capacidad de venderse bien.


Sin embargo, a veces basta con unos pequeños cambios para crear un lugar de trabajo que acoja a los introvertidos y sacar así todo lo que tienen que dar. Disfrutan concentrándose en una tarea a la vez y prefieren las reuniones programadas a las pequeñas charlas espontáneas. Un entorno tranquilo y solitario suele favorecer más su productividad y su creatividad que una oficina, donde se requiere más interacción social y surgen distracciones con frecuencia.


Estas circunstancias hacen que los introvertidos sean los candidatos perfectos para el teletrabajo y puede ser fácil gestionarles estando en su casa. Incluso puede alentar a los más introvertidos a compartir sus consejos y trucos para el teletrabajo con aquellos que pueden estar sufriendo más con ello.


Y, aunque algunos pueden argumentar que la falta de las conversaciones de café es una clara desventaja del teletrabajo, para los introvertidos esta faceta puede ser precisamente una gran ventaja. Adiós a la incomodidad al encontrarse con compañeros, molestias por ese que mastica chicle demasiado fuerte en la oficina y sobre cuándo corresponde apagar la música.

 

 

ejemplificación de cómo gestionar a los empleados en teletrabajo

 

 

Tratando con extrovertidos

 

Pese a todo lo dicho, en absoluto esto significa que las personas extrovertidas no sean aptas para el teletrabajo. Todo lo contrario, de hecho. Un horario híbrido que incluya tanto el trabajo a distancia como el trabajo en la oficina puede ser muy interesante tanto para los extrovertidos como para los introvertidos.

 

  • Un poco de charla nunca viene mal. Una conversación facilona siempre puede ayudar a romper el hielo, así que tómate tu tiempo para conocerlos mejor y hacerse sentir escuchados.
  • Mira más allá de la primera impresión. No todos los que siempre se muestran seguros de sí mismos son así en realidad. Incluso el bromista más ruidoso no es necesariamente un tipo superficial. Así que evita los juicios anticipados.
  • A las personas extrovertidas les encanta la atención y el feedback. Cuando son elogiados por un trabajo bien hecho, su motivación aumenta.
  • Los extrovertidos a menudo se sienten socialmente aislados cuando teletrabajan, así que intenta fomentar las reuniones virtuales con el equipo, algún almuerzo por Skype y, sobre todo, habla con ellos de cuando en cuando, cara a cara. 
  • Para ayudar a los trabajadores más extrovertidos a adaptarse con éxito al teletrabajo, encuentra formas de mantener las interacciones sociales típicas de un entorno de oficina. Organiza videollamadas, crea salas de chat en plataformas de mensajería como Slack o programa seminarios web. En estos casos también es muy ventajoso que la empresa cuente con un manual de política de teletrabajo o con guías específicas para teletrabajar.
  • Utiliza videoconferencias en lugar de llamadas telefónicas convencionales. Hay infinitas posibilidades para mantener interacciones individuales y de equipo: Facetime, WhatsApp, Teams o Zoom. Úsalos no solo para interacciones de negocio, sino también para la clásica pausa para el café o tal vez una video-comida de equipo.

 

Rasgos propios de un empleado en remoto exitoso

 

Existen muchos test de personalidad excelentes para evaluar el carácter de tus empleados y, por lo tanto, identificar al más adecuado para cada puesto específico. Una prueba muy recomendable es el test de personalidad DISC que determina el perfil de personalidad de tu empleado en base a cuatro tipos de DISC: Decisión, Influencia, Serenidad y Cumplimiento. Mide sus tendencias, preferencias y patrones de comportamiento.

Otra de las herramientas más conocidas para mapear las personalidades de los empleados es el indicador de tipo Myer-Briggs (MBTI). Identifica si la personalidad de un empleado se inclina hacia una de dos tendencias (extrovertido vs. introvertido), por ejemplo.

Independientemente de si eres introvertido o extrovertido, no todo el mundo está preparado para trabajar desde casa. Esto dependerá principalmente del tipo de personalidad y la actitud del empleado. Aquellos que se distraen con facilidad, realizan tareas con demasiada lentitud o obtienen malos resultados en el trabajo pueden preferir trabajar en la oficina.

Por otro lado, para aquellos empleados que muestran las siguientes características, trabajar desde casa puede ser la solución perfecta:

 

  • Autodisciplina: el rasgo número uno para teletrabajar con éxito es que los empleados hagan lo que les corresponde hacer, incluso cuando no les apetece hacerlo.
  • Fiabilidad y conciencia: pregunta a los empleados cómo y dónde puedes apoyarlos mejor. Crea un espacio abierto para la comunicación mientras gestionas a los empleados que trabajan desde casa y ponte en contacto con aquellos que puedan necesitar ayuda adicional.
    Métodos de trabajo organizados: tener sistemas establecidos y conocer los trucos de productividad es clave para un empleado remoto exitoso.
  • Cumplimiento de las fechas de entrega: conseguir entregar todo en los plazos marcados, incluso cuando tienes muchas cosas en tu casa, es clave cuando el equipo del proyecto se reparte por diferentes ubicaciones. Establecer objetivos y plazos claros es vital para que los empleados los cumplan a tiempo.
  • Honestidad: esto es una obviedad. ¿Tu empleado realmente está trabajando en esta terrible hoja de Excel o simplemente está inventándose sus horas de trabajo? Aquí es donde cobran sentido los controles de rendimiento.
  • Capacidad de iniciativa y comunicación.
  • Experto en tecnología: cuando trabajas desde casa, estás prácticamente solo. Si su ordenador sufre algún problema y no posees un mínimo de habilidad técnica, perderás muchas horas improductivas al teléfono con el servicio al cliente.
  • Calma: los trabajadores en remoto tienen sus emergencias como cualquier otro, cosas como apagones o pérdida de datos. Pero la clave es manejar estas cuestiones de una manera positiva, en lugar de empeorar las cosas.

 

New call-to-action

 

 

Teletrabajar en un entorno de bajo impacto

 

Gracias a los datos, sabemos que la proporción de introvertidos y extrovertidos es de aproximadamente 50/50 en la sociedad laboral actual. Sin embargo, en estos tiempos de cambios constantes, es fácil tener la sensación de que la sociedad está dominada por los extrovertidos. Para crear un ambiente de trabajo óptimo, los gerentes de Recursos Humanos deben preguntarse cómo gestionar el teletrabajo en función del tipo de personalidad de sus empleados.

Todos los empleados probablemente saldrían beneficiados si las empresas crearan lugares de trabajo tranquilos, además de salas para reuniones y charlas informales. Los introvertidos, sin embargo, se beneficiarían particularmente de la oportunidad de trabajar en un entorno de bajo impacto, porque su energía creativa proviene de sí mismos.

Tratar de doblegar y/o ignorar los tipos de personalidad no suele funcionar, especialmente con los empleados que teletrabajan. Por lo tanto, las organizaciones deben descubrir por sí mismas cómo pueden aprovechar y facilitar las diferentes formas de trabajar. Al fin y al cabo, todos somos diferentes. Y son precisamente estas diferencias las que definen el éxito.

New call-to-action